Contexto y objetivos generales de la educación ambiental

Como consecuencia de la crisis económica, social e institucional surgida a principios del nuevo siglo se ha producido un profundo deterioro del capital social, entendido como la capacidad que tiene una sociedad para utilizar los recursos que dispone para construir su propio desarrollo. Esa capacidad depende básicamente del desarrollo de estas áreas y de la calidad de sus instituciones. Invertir en educación y ciencia es clave para alcanzar el desarrollo nacional. Esta necesidad es confirmada en una encuesta nacional que oportunamente realizara Vida Silvestre y  en la que un 42% de los argentinos considera que la educación es la principal herramienta para mejorar la calidad ambiental.

Los actuales sistemas de producción y consumo han llevado a una situación cada vez más crítica en términos ambientales, sociales y culturales. Hoy se estima, según el Informe Planeta Vivo de WWF que consumimos un 60% más de los recursos naturales que el planeta puede proveernos. Al tratarse de situaciones que afectan a toda la sociedad, se necesitan perspectivas de solución también integrales.

En este sentido, desde Vida Silvestre estamos convencidos de que la educación es la base de este cambio, y por ello, convocamos a todos los actores del sistema educativo formal y no formal a trabajar juntos para construir un planeta en el cual el ser humano se desarrolle en armonía con la naturaleza. Pero sabemos que no somos los únicos que pensamos esto.

Necesitamos tomar conciencia de cuál es nuestro rol en el ambiente y los problemas que tiene. En Vida Silvestre estamos convencidos de que todos somos parte de problema, y es por ello que todos debemos ser parte de la solución.

Entendemos la Educación Ambiental como la formación de los individuos para conocer y reconocer las interacciones entre lo que hay de “natural” y de “social” en su entorno y para actuar en ese ámbito, realizando actividades que  eviten el deterioren del equilibrio que los procesos naturales han desarrollado, promoviendo la calidad de vida para todos los seres humanos .

La Educación Ambiental como disciplina encuentra sus orígenes en 1972 con la Declaración de Estocolmo en el marco de la primera Conferencia Intergubernamental convocada por las Naciones Unidas.

Desde sus comienzos como campo educativo, sintetizó el debate sobre la relación entre educación, ambiente y desarrollo (que aún se encuentra en proceso de deliberación y construcción).

Algunas características de la Educación Ambiental

  • Es transversal y sistémica.
  • Trabaja con grupos sociales de diferentes grados y edades.
  • Sus propuestas son comunitarias y abiertas, promoviendo la participación.
  • Posibilita enseñanza en otros espacios (no siempre dentro del aula).
  • Da importancia a la acción.
  • Desde una perspectiva holística, integral.

Los objetivos de una acción de Educación Ambiental deben formularse teniendo en cuenta los destinatarios, el contexto social, el conjunto de actitudes que se cuestionan, los tiempos disponibles, las materias que colaboran, las personas implicadas, la manera de evaluar, etc.

Principios de la Educación Ambiental

  • La educación ambiental debe considerar el medio en su totalidad: el natural y el construido por el hombre y dentro de él, sus aspectos ecológicos, políticos, económicos, tecnológicos, sociales, legislativos, culturales y estéticos.
  • La educación ambiental es un proceso continuo que dura toda la vida.
  • La educación ambiental debe tener un enfoque interdisciplinario.
  • La educación ambiental debe enfatizar una activa participación de la gente que prevenga y resuelva problemas ambientales.
  • Las cuestiones ambientales serán consideradas globalmente y tomando en cuenta las diferencias regionales.
  • La situación ambiental debe considerar aspectos del presente y del futuro.
  • La educación ambiental debe estudiar las cuestiones de desarrollo y crecimiento con la perspectiva ambiental.
  • La educación ambiental debe promover el valor y necesidad de cooperación a nivel local, nacional e internacional.

TEMÁTICAS

La educación ambiental es una disciplina transversal que persigue  la integración de distintas sub-disciplinas y busca  implementar propuestas educativas que no aíslen lo ambiental de lo social sino que vinculen el ambiente social y el físico desde la perspectiva de las necesidades de desarrollo.

Educación ambiental y consumo

En muchas oportunidades hemos hablado del informe Planeta Vivo publicado por la Organización Mundial de Conservación (WWF) donde se afirma que necesitamos la capacidad de 1,6 planetas para satisfacer los recursos  ecológicos que usamos cada año… Pero ¿qué decimos cuando mencionamos este dato?
Hay distintas formas de pensarlo.

Imaginemos, por ejemplo, una familia que tiene 100 pesos por día para gastar pero gasta 160. Con nuestro planeta estamos haciendo exactamente eso: puede producir una cantidad finita de recursos naturales por año pero nosotros no sólo consumimos eso, sino que consumimos un 60% más.

La educación para el consumidor implica tomar conciencia de la imperiosa necesidad de  un cambio en la forma de consumir los recursos naturales  para garantizar los procesos esenciales de  la naturaleza  para las futuras generaciones.  En tal sentido se realizan actividades que lleven a analizar esta problemática que entra en permanente conflicto con valores de la sociedad de consumo.

Educación ambiental y salud

Los más de 40 millones de argentinos, así como los cerca de 7,5 billones de personas de todo el mundo, y el resto de las especies, dependemos por completo de los ecosistemas naturales para la vida. El estado de salud ambiental indefectiblemente repercute positiva o negativamente en nuestra propia salud. Del estado de salud del ambiente, depende no sólo la supervivencia de todas las especies sino también de la nuestra.

 ¿Cómo? A través de enfermedades transmitidas por el agua, de la contaminación del aire, enfermedades como el dengue u otras,  son causas claras de la desarmonía del entorno ocasionado frecuentemente  por el mal manejo de los recursos naturales.

En esta modalidad de la educación ambiental se analizan los efectos y consecuencias de un mal manejo ambiental aparejando situaciones de enfermedad que – exactamente igual que en la edad media- aún hoy puede afectar a gran parte de la población.  Se brindan soluciones prácticas y se plantean actividades que en el marco de lo individual minimicen o eviten la propagación de enfermedades y colaboren con la buena salud de la población.

Educación en y para la naturaleza

En Vida Silvestre estamos convencidos de que la única manera de empezar a valorar lo que el ambiente nos brinda es conociéndolo. La Educación en y para la Naturaleza consiste en buscar metodologías y estrategias para que las personas (sobre todo los habitantes de las grandes urbes) tomen contacto con la misma en forma directa y así  descubrir las interrelaciones que nos une  a esta naturaleza- en apariencia tan distante.

Para esto a través de  la presencia in situ en áreas naturales protegidas, espacios verdes, zoológicos o reservas urbanas, los ciudadanos podrán vivenciar con todos los sentidos la vinculación que nos une inexorablemente a la naturaleza. El objetivo es re-encontrarnos con los otros habitantes de este mundo donde –hoy en forma fortuita- somos los administradores. Se apela fundamentalmente al desarrollo de los sentidos, a la percepción ambiental y al contacto directo con los recursos.

Educación por el arte y educación ambiental

El arte y la naturaleza han sido permanente motivo de placer para el ser humano. Es sabido que –sobre todo en su desarrollo inicial- las personas crecen con una percepción especial hacia el mundo artístico. El arte como forma de expresión tal vez sea la más espontánea,  lo que sucede es que la hemos “adormecido” priorizando otras maneras de expresarnos.

A través de dibujos, fotografías, poesía, música y artes plásticas en todas sus formas se puede tomar un contacto directo mucho más fuerte con la naturaleza y el ambiente circundante, incluyendo el desarrollo de los sentidos y propiciando que cada individuo pueda expresarse según sus propias capacidades, intereses y aptitudes. Esta forma de educación ambiental promueve la idea de que el “arte” es personal, no limitándolo al uso de pinceles y acuarelas, sino buscando que cada individuo se exprese en el desarrollo de su personalidad, relacionándose con el entorno que lo contiene.

Educación ambiental y educación en valores

Los objetivos y contenidos de la Educación moral para la convivencia o educación en valores (como aparece en los programas curriculares de enseñanza)  se dirigen a fomentar actitudes de respeto hacia los demás, ya que promueve el juicio o postura ética, conscientemente asumida y acorde con los valores democráticos, en el ámbito de lo personal y lo social.

Un objetivo general es fomentar el respeto entre todas las especies (incluida la nuestra) promoviendo la solidaridad con los grupos discriminados y buscando la valoración del pluralismo y la diversidad. No hay dudas de cómo este respeto favorece a la conservación del ambiente.

En Educación ambiental y educación en valores se realizan acciones de debate, de planteamiento de conflictos y distintas metodologías didácticas de reflexión para alcanzar los objetivos que esta línea temática promueve.

© FUNDACIÓN VIDA SILVESTRE

Diseño y desarrollo: tribytes.com