Respuesta a: 3er Clase EA – ¿Hay un límite al crecimiento?

Volver al curso
#32674

Ana Laura
Participante

Hola! Comparto mi opinión respecto a la consigna dada: ¿Hay un límite al crecimiento? ¿El límite es sólo físico? ¿Qué rol juega la educación en la transformación de la sociedad?

Yo creo que hay, en este sentido, dos maneras de pensar y, por ende, dos tipos claros de personas: por un lado, aquellas en las que el motor de su crecimiento es la necesidad pura y real (Consumo alimentos porque sino muero) y, por otro lado, aquellas en las que su motivación para crecer es cualquier otra situación diferente a una necesidad real (Ambición, reconocimiento, avaricia, poder, etc.). En los primeros, el límite de crecimiento coincide con la satisfacción de la necesidad, no es un límite físico sino mental, entonces, si hablamos de consumo de recursos, este tipo de personas deja de consumir porque es consciente de que ya no necesita. En los segundos, el límite de crecimiento aparece cuando se acaban los recursos consumidos o cuando el consumo llegó a un punto a partir del cual seguir consumiendo es perjudicial para su bienestar; hablamos de un límite físico. A estos dos tipos de personas podemos reconocerlos como dos extremos opuestos, y en medio de ellos miles de variantes que se acercan a uno u otro extremo.

Considerando lo antes mencionado, sería ideal que nos acerquemos a la postura del primer tipo de personas, donde nuestro límite de crecimiento sea mental y no físico, para que podamos reconocer qué es lo que necesitamos realmente y qué no, valorando nuestro entorno, donde todos (y me refiero a los humanos como a cualquier otro ser vivo) podamos hacer uso de los recursos que nos rodean.

Para lograr esto, que a veces parece una utopía, es necesaria la educación, pero no para saber más que otro o acumular conocimiento, sino la educación como herramienta para la reflexión. Si no hay reflexión difícilmente haya cambio verdadero.

 

Dejo un ejemplo de una situación que sucedió en mi casa, es simple pero la idea es que los invite a pensar: ¿Qué es aquello que necesitas y qué aquello que consumís por costumbre?

Hace un tiempo faltaban servilletas de papel en casa, y cada vez que se hacían las compras olvidábamos de comprarlas. Así pasaron días, semanas y llegamos a meses sin las útiles e indispensables servilletas de papel. ¿Cómo podía ser que hasta hace un tiempo nadie dudaba de la utilidad de servilletas? En casa nos dimos cuenta de que era algo que estábamos acostumbrados a comprar pero nadie reflexionaba sobre ello. Hoy no compramos más servilletas de papel, no son necesarias.

 

Saludos!!