Respuesta a: 3er Clase EA – ¿Hay un límite al crecimiento?

Volver al curso
#28478

Ramon
Participante

¿Hay un límite al crecimiento?
Y la respuesta irrefutable es SI.

Desde la década del 70 (mucho antes de que mucho de nosotros naciéramos) ya nos advertían con el documento bajo el título “Los Límites del Crecimiento”. de que si seguimos con este ritmo de crecimiento estaremos en problema.
En 1992, 20 años después de la publicación original, se actualizó y publicó una nueva versión del informe titulado Más allá de los límites del crecimiento, en la cual, con base en los datos recolectados desde entonces, se exponía que la humanidad ya había superado la capacidad de carga del planeta para sostener supoblación.

El 1 de junio de 2004 se publica la versión actualizada e integral de las dos versiones anteriores, con el título Los límites del crecimiento: 30 años después. En esta publicación se aborda la discusión sobre el imparable crecimiento de la población mundial, el aumento de la producción industrial, el agotamiento de los recursos, la contaminación y la tecnología. Entre otras cosas se señala que: “no puede haber un crecimiento poblacional, económico e industrial ilimitado en un planeta de recursos limitados”. En esta versión se actualizan e integran las dos versiones precedentes.

En 2012 se edita en francés el libro Les limites à la croissance (dans un monde fini), última edición de Los límites del crecimiento. En esta edición los autores disponen de datos fiables en numerosas áreas (el clima y la biosfera, en particular), según los cuales ya estaríamos en los límites físicos. La conclusión por tanto es menos polémica y los autores no tienen ningún problema para mostrar, mediante el instrumento de la huella ecológica, que el crecimiento económico de los últimos cuarenta años es una danza en los bordes de un volcán que nos está preparando a una transición inevitable. Además, se dedican dos capítulos para proponer posibles transiciones que deben ser rápidas, apoyados en ejemplos, para evitar el temido colapso. Los autores destacan la importancia de las inversiones que tendrán que comprometerse con la necesaria transición hacia una sociedad que consuma recursos sostenibles.
Vivimos en un planeta extremadamente finito donde todo se cuantifica, todo se mide. Desde que tenemos uso de razón sabemos que los recursos en nuestro planeta son limitados, pero sin embargo vivimos nuestras vidas como si esto nunca se va a acabar, con estilos de vidas cada vez más destructivos en cuanto a lo ecológico se refiera.

La mayoría de los científicos del medio ambiente sostiene que aún estamos a tiempo para detener y reducir el daño, pero sin embargo la situación no solo no se mantiene igual, sino que tristemente empeora año tras año haciendo caso omiso a todo estudio, recomendaciones y proyecciones al respecto.

La vida empezó hace aproximadamente 4 mil millones de años y nosotros, los humanos, existimos desde hace 200 mil años. Sin embargo, hemos logrado trastornar el equilibrio para la vida y en los últimos 50 años hemos modificado la tierra más rápido que todas las personas que nos han precedido.

Para el cambio de esta situación es necesario un cambio no solamente físico sino más bien cultural. Según lo dice Profesor de Filosofía moral en la Universidad Autónoma de Madrid, Jorge Riechmann.

Nos dice como “la era de la gran prueba” porque, según dice, “somos la primera generación que entiende perfectamente lo que está pasando con el clima y posiblemente seremos la última que pueda evitar la catástrofe hacia la que nos dirigimos”.

No tiene sentido intentar salvar la situación interviniendo sobre el consumo y dejando intacta la voraz cultura productiva. Ambas variables caminan de la mano, aunque no valga sólo con esto, también cambiar nuestro comportamiento depredador con los recursos naturales y la biosfera.

La educación es el único camino para lograr un cambio cultural a fin de revertir esta realidad en donde sabemos que el fin se acerca pero nos negamos a creerlo.